Uno entre mil: Gastón Ugarte, el único argentino en Pixar

Gentileza Infobae.com

Nota realizada por Andrés Alarcia.
Gastón Ugarte es el único argentino que trabaja para la reconocida empresa cinematográfica Disney Pixar, algo comparable, en términos futbolísticos, a ser Messi en el Barcelona. Al igual que “Lío”,el tucumano está muy bien rodeado y participo de películas como Wall-E.

“Los viajes siempre contribuyen inmensamente en el producto final. Es nuestra fuente preliminar de inspiración y consideramos esencial estudiar meticulosamente los lugares en que van a tomar lugar nuestras películas. No solo por querer ser fiel a los mundos, pero también las experiencias y personas que conocemos en el proceso terminar influyendo muchísimo nuestras películas”, señaló Ugarte a Cadena Alegría.


Saliste de Tucumán para estudiar animación. ¿Imaginabas llegar a Pixar o fue producto de remar y remar?

Pixar siempre fue mi sueño desde chico. Pero siempre fui muy consciente de que las chances eran pocas. No porque no confiase en mí, pero entrar en estos estudios también requiere una cuota de suerte, de pegarle a la tecla en lo que están buscando en ese preciso momento. ¡Pero desde luego que me toco remar un trecho bastante grande antes de que se me de la oportunidad!


Año 2005, llegas a Pixar y te toca trabajar en los proyectos Wall-E, UP, Valiente y Un Gran Dinosaurio. Con cuál de todos te sentiste mas identificado?
Wall-E siempre va a ser especial para mí ya que fue mi primer film con el estudio. Marcó un sueño cumplido y fue cuando nació mi primer hijo. Tengo muy bueno recuerdos de esa película. Igualmente, siempre te queda algo específico de todos los proyectos en los que me toco participar

Ed Catmull en su libro “Creatividad S.A” cuenta que para la película “Un Gran Dinosaurio” los hizo viajar para tener más tacto con la realidad a la hora de crear. ¿Cómo fue ese viaje? ¿Los incentivó? ¿Cuánto influyó en los paisajes?
Los viajes siempre contribuyen inmensamente en el producto final. Es nuestra fuente preliminar de inspiración y consideramos esencial estudiar meticulosamente los lugares en que van a tomar lugar nuestras películas. No solo por querer ser fiel a los mundos, pero también las experiencias y personas que conocemos en el proceso terminar influyendo muchísimo nuestras películas. En Cars, por ejemplo, conocimos un pueblerino de la la ruta 66, que fue la gran inspiración de Mater.

En lo institucional, ¿en Pixar hay rotación o los puestos se mantienen?
Pixar es conocido dentro de nuestra industria por ser un estudio bastante abierto. Los puestos no se mantienen, se obtienen. Es un estudio muy democrático. Cada vez que se anuncia un film, hay que postularse nuevamente para conseguir el cargo nuevamente. Los directores eligen su productor y ellos entrevistan a los supervisores. Los cuales subsecuentemente comienzan a entrevistar a los candidatos para formar sus equipos. También es posible cambiarse de departamento si el artista tiene las condiciones y hay oportunidades.

¿Cuál fue el desafío más grande que tuviste en “Un gran Dinosaurio?”

Un Gran Dinosaurio fue mi primera película supervisando un equipo lo cual hizo que sea mi desafío más grande dentro del estudio. A su vez, Un Gran Dinosaurio fue la película más grande que hicimos en lo que respecta a sets. Pete nuestro director siempre nos transmitió lo importante que era para el que la naturaleza sea el antagonista principal de este film. Lo cual puso mucha presión en mi equipo para poder llevar nuestros sets a un nivel jamás logrado en nuestros films anteriores.

¿Creés que es posible crear una industria de animación como Pixar en la Argentina? ¿Viste Metegol de Campanella?
¡Claro que vi Metegol! Me llenó de orgullo cuando la anunciaron y me puse muy contento de ver que alguien como Campanella sea el pionero. Me parece esencial que la dirección sea llevada adelante por creativos, y no por gente con mucha plata que no sabe nada de cine o animación. Argentina es un país muy rico en talento. Pero lamentablemente la industria de la animación es increíblemente costosa y requiere de muchísima inversión. Para poder levantar un estudio como Pixar se requiere de muchísimo dinero. Y otro gran problema es que en nuestro país no se remunera al artista como se debería. Y ese es el motivo principal por el cual muchos de nosotros emigramos para poder llevar una vida normal haciendo lo que amamos.

¿Qué libros le recomendas a los lectores de la nota?
“Story” de Robert McKee y “The Visual Story” de Bruce Block.